Stmo. Cristo de la Victoria en Serradilla

 
 

Extremadura siempre ha llevado la etiqueta de ser "la cenicienta" de España. La pobreza y la falta de desarrollo de la región ha provocado la diáspora de extremeños a las grandes ciudades en busca de un futuro cierto. A Madrid llegaron multitud de extremeños en busca de trabajo y un futuro cierto para sus familias. Tuvo que ser duro dejar el apego familiar y el campo, para asentarse en un laberinto de cemento y asfalto a 280Km. de su tierra. En Madrid todo resulta extraño y el desapego llega a convertir a la persona en un habitante aislado entre millones, sin raíces ni costumbres. Con el tiempo se convierte en una crisis de identidad. Los que se han visto obligados a vivir en el extranjero conocen este extremo de primera mano.

Como humanista e intelectual, Dª. Francisca Mateos fue consciente de esta circunstancia, porque ella misma la sufrió. Si en el extranjero el lazo de unión entre lo
s españoles era la propia nacionalidad, en Madrid tendría que existir alguno para unir a los sufridos extremeños. Siendo Extremadura una región muy vinculada a sus creencias religiosas, el Cristo de su pueblo natal continuó siendo su maestro y aliado.

El 13 de Septiembre de 1956 dos locutores de Radio Nacional de España entrevistaron a Francisca Mateos acerca de la historia del Cristo de la Victoria, y de su proyecto de fundar una Cofradía en Madrid en la cua50 años de Cofradíal pudieran reunirse no solamente los extremeños, sino cualquier persona que compartiera el principio fundamental de fraternidad, con el Cristo como nexo común.

En una reunión, propone a la directiva de la Cofradía de la Virgen del Puerto de Madrid realizar una peregrinación a Plasencia-Serradilla, y la entronización de un cuadro del Stmo. Cristo de la Victoria en la Ermita que ellos tienen a orillas del río Manzanares. La respuesta es inmediata. Están encantados con la idea pero prefieren una escultura del Cristo en vez de un cuadro.

Esta circunstancia le obligó a buscar un escultor que pudiera realizarle una copia, si no igual, lo más parecida posible del original existente en Serradilla (Cáceres). Tras varios intentos fallidos con grandes eminencias en el mundo del arte, logra contactar con D. Víctor González Gil.

Al no encontrar apoyos, Francisca Mateos Rodríguez difunde la devoción al Stmo. Cristo de la Victoria entre los vecinos de su barrio y amistades personales. Con todos ellos realiza la primera peregrinación a Serradilla. Ante la ausencia de hoteles o pensiones en el pueblo, Francisca Mateos hizo un llamamiento a los serradillanos para que acogieran en sus casas a los peregrinos placentinos y madrileños. El pueblo entero abrió sus puertas para acogerles.

La Cofradía, aprobada por el Arzobispado de Madrid el 24 de Abril de 1965, ya contaba con numerosos miembros y simpatizantes. Sus Estatutos fundacionales, hechos de puño y letra por ella, son la materialización de una Asociación religiosa construida por una persona para que los demás la disfruten. Como Fundadora, Dª. Francisca Mateos tuvo que sufrir la injusticia de no poder figurar como Hermana Mayor, debido a su condición de mujer.

Estatutos Cofradía Stmo. Cristo de Serradilla en Madrid Con D. Víctor González GIl
Stmo. Cristo de Serradilla en Madrid
Estatutos Fundacionales de la Cofradía.
Entronización del Cristo en la
Parroquia de San Millán y San Cayetano, de Madrid



La falta de apoyos en su origen le dejó batallando en solitario, sin más ayuda que la de los miembros de su familia y los apoyos de los amigos, con el agravante de ser viuda, madre y pilar de dos Grupos Escolares. La historia se repitió, al igual que en su juventud: nadie quiso ayudarla, y confió en su fe. Todos pensaron que era un proyecto demasiado grande como para realizarse, pero ella sola fué capaz de enfrentarse a las circunstancias y lograr sortear todas las dificultades que le planteaban las autoridades eclesiásticas y la falta de implicación en el proyecto de la propia comunidad extremeña. Esta fué la composición de la Primera Junta Directiva de la Cofradía:
 


Otras imágenes del Stmo. Cristo de la Victoria fueron llevadas a misiones en Perú y a la URSS.


Imagen del Stmo. Cristo de Serradilla llevado a la U.R.S.S.
por Belisario Sánchez, hijo de Dª Francisca Mateos.
Cristo de la Victoria en Perú, con Mª Candelas Martín Bueno.






En la actualidad la Cofradía continúa situada en la Iglesía de San Millán y San Cayetano de Madrid, donde está expuesta la Imagen del Cristo para su veneración.

El proyecto de la Cofradía del Stmo. Cristo de Serradilla cumplió un doble objetivo dentro de la vida de Dª. Francisca: fue una plasmación de su gran devoción y de su gran labor humanista.

La Cofradía en hechos cronológicos:

El 13 de Septiembre de 1957 vuelve a hablar por Radio Nacional de España de la futura peregrinación a Serradilla. La entrevista por segunda vez D. Lucas González Herrero,placentino, que entablará con ella una amistad y admiración que perdurará hasta el final de su vida, llegando a ser miembro de Honor de la Primera Junta Directiva de la Cofradía del Stmo. Cristo de Serradilla en Madrid, fundada por ella un año después.

En 1958 realiza dos peregrinaciones en el mismo año a Serradilla. En la primera solamente van madrileños y placentinos. En la segunda, 17 y 18 de Mayo, se suman la familia de serradillanos compuesta por D. Joaquín Álvarez Sánchez, su esposa Carmen y sus hijas Eugenia y Pilar. El pueblo de Serradilla vuelve a hacer gala de la solidaridad que le caracteriza y acoge en sus casas a todos los peregrinos. A partir de entonces y hasta el día de hoy continúan realizandose todos los años peregrinaciones de Madrid a Serradilla.

El 27-03-1958 Francisca Mateos encarga la Imagen del Cristo de la Victoria a D. Víctor González Gil.
D. Víctor, consciente de las dificultades económicas por las que atraviesa Francisca Mateos queda perplejo ante la fe y el carisma de ella y le da a elegir la forma de pago que mejor le convenga. Francisca agradece el detalle pero insiste en que la trate como a cualquier otro cliente pues tiene la certeza de que su Cristo le ayudará.
D. Víctor le presenta un contrato normal que firman los dos y Francisca Mateos le entrega mil pesetas de señal.

En Abril de 1958 Francisca Mateos Rodríguez funda la Cofradía del Stmo. Cristo de la Victoria en Madrid.

En el Arzobispado le rechazan los Estatutos porque ya existía otra Cofradía registrada con el mismo nombre.
Varios meses después la recibe el Obispo Auxiliar de Madrid, Dr. García-Lahiguera, y Francisca Mateos le entrega los Estatutos con la nueva denominación: Cofradía del Stmo. Cristo de Serradilla en Madrid.
El Dr. García-Latiguera pone otro impedimento a los Estatutos: las mujeres no pueden figurar en los cargos directivos.
Francisca Mateos, a falta de serradillanos, sustituye los nombres por los de Lucas González Herrero, el locutor de Radio Nacional de España, Víctor González Gil, el escultor del Cristo, y por el de su propio hijo, Belisario.
Tampoco esta solución es válida para la aprobación de los Estatutos. El Obispo Auxiliar exige un nuevo requisito: La Cofradía debe tener una sede oficial y no el domicilio particular de la fundadora. Es decir, que había que buscar una Iglesia que estuviera dispuesta a acoger la imagen del Cristo de Serradilla y admitir en su seno a la Cofradía como tal.

A partir de entonces comienza la larga peregrinación de Francisca Mateos por todas las iglesias de Madrid. Habla con los Párrocos. Unos la tratan con benevolencia, otros no. Es solo una mujer cargada con la Imagen de un Cristo a cuestas pero con el bolsillo vacío.

Al fin llega a la Iglesia del Pilar, acompañada por Luís Vega, el Hermano Mayor de la Cofradía (nombrado para la circunstancia). Se entrevistan con D. Daniel Lantreabe, el Párroco, y les ofrece uno de los altares laterales. Francisca Mateos quiere que lo ponga por escrito, pero Luís Vega la reprende diciéndole que la palabra de un Párroco vale más que la de un Notario. D. Daniel Lantreabe fallece y el nuevo Párroco, D. Marcelino Campillo, es inflexible y no acepta la palabra dada por su antecesor ya que dice que las palabras se las lleva el viento.
Francisca Mateos le recuerda a Luís Vega que ella pidió un documento escrito y que él la reprendió por ello. La reacción de Luís Vega fue su dimisión irrevocable, dejándola enferma y sola ante el nuevo problema.

En 1960 Víctor González Gil terminó la Imagen del Stmo. Cristo de la Victoria. Francisca Mateos le vaticina un gran éxito profesional si consigue exhibirla en el primer concurso que se convoque en España. Son los Cruzados de la Fe, de Madrid, los que anuncian un Premio Nacional.
Víctor González Gil es reacio a presentarse. Francisca Mateos le anima y, aunque de mala gana, por no defraudarla, se presenta. Y le otorgan la Medalla de Oro.

Elvira Mateos Rodríguez, hermana de Francisca Mateos, sufraga el importe de la Imagen, liberando a su hermana Francisca Mateos de la gran preocupación de saldar su deuda. Se empeña, al menos, en pagar la Cruz. Redactan un nuevo contrato con el fin de que figure el nombre de Elvira Mateos.
                           
El 28-02-1960 Francisca Mateos envía a una Misión de Perú una reproducción del Cristo de la Victoria, en pasta de madera, que había encargado previamente  a Víctor González Gil.

10-04-1963 : Al fin Francisca Mateos llega a la Parroquia de San Millán y San Cayetano de Madrid. La acompaña su hijo Belisario. Habla con el Párroco, D. Valeriano Mateo, y llegan a un acuerdo firmando un contrato los tres, en donde Francisca Mateos se compromete a reconstruir la Capilla destinada a su Cristo a cambio de que el Párroco acoja a la Imagen y a la Cofradía. Un duplicado del documento se envía al Arzobispado.

01-03-1965:  El Arzobispado comunica a Francisca Mateos que ahora todo está en orden y que ya puede presentar los Estatutos definitivos.

15-03-1965: Francisca Mateos presenta los Estatutos al Arzobispado por enésima vez.

24-04-1965:  El Arzobispado de Madrid-Alcalá aprueba los Estatutos de la nueva Cofradía, que continúan vigentes sin modificaciones hasta la actualidad.

13-10-1967: Francisca Mateos envía a la Unión Soviética otra imagen del Cristo de la Victoria, similar a la enviada a la Misión de Perú. Será la única imagen religiosa que entre en el país desde la Revolución de 1917. Actualmente se exhibe en la fortaleza de Serguei Posad  (Rusia).






® Página web propiedad de la Fundación "Francisca Mateos, Lucha por la Paz"